jueves, 21 de enero de 2010

-¿Me harás tostadas?







-Tienes surcos en la cara de tanto llorar, vic.

-Vete a hacerme tostadas Álvaro
-Calla, sal de la cama, vamos a la cocina.
-¡Que no Álvaro! es domingo.
-Es jueves Victoria.
-...
-Venga por favor, quiéreme tanto que te olvides del sábado.
-¿Y me harás tostadas?
-Todas las que quieras, pero sal de la cama, que la sábanas empiezan a hacerte daño.
-Está bien, pero Álvaro llévame en brazos, que mi cuerpo es de mantequilla, y mi corazón de mermelada de mandarina, y creo que mis articulaciones aun no me han perdonado.

29 comentarios:

  1. Es genial que utilices mi "sabiduría" aunque me huela el aliento a vodka :)

    ResponderEliminar
  2. Me ha encantado. A ver si es capaz de olvidarse del tiempo :D

    Besos infinitos!

    ResponderEliminar
  3. Es hermoso...

    Las sábanas suelen atraparnos.

    Me encanto!


    Besos!

    ResponderEliminar
  4. qué lindoooo!! :) yo desayuné tostadas hoy, con mermelada de melocotón :) muacssss!!

    ResponderEliminar
  5. que bonito!

    aunque nunca entenderé del todo ese mítico romanticismo de desayuno por la mañana.. xD yo por las mañanas quiero morirme..

    ResponderEliminar
  6. Veeenga aaaaalvaroo jajajajaja no hay nada mejor que distraerse en una biblioteca ^^

    ResponderEliminar
  7. Pobrecita :(
    A mi las sábanas siempre me superan.
    ¡Un beso grande!

    ResponderEliminar
  8. Benditas tostadas.Con una buena capa de mermelada (preparadas con amor)son capaces de devolverle las fuerzas a cualquiera.
    :)

    ResponderEliminar
  9. qué memoria la mía :/
    me gusta mucho tu forma de escribir los "relatos"
    tiene una parte dulce y otra despierta, muy despierta...
    no sé (:

    ResponderEliminar
  10. Tus textos se huelen, se comen, se tocan. Efímeros y maravillosos.

    ResponderEliminar
  11. Vic tiene suerte... ese Álvaro parece buen tío :)
    lo es??


    un beso! :)

    ResponderEliminar
  12. NO me han perdonado quererte tanto.

    Me ha gustado mucho.

    ResponderEliminar
  13. Me gustan muxo las imagenes, y cómo escribes. Se dice tanto en tan pocos renglones, verdad?
    me alegro deq te haya gustado loq escribi :) un saludo

    ResponderEliminar
  14. ¿Cómo podría una indefensa sabanita hacernos daño?

    ResponderEliminar
  15. Adoro ese nombre. Es.. el enigma del deseo, que diría Dalí.

    Victoria, Victoria, Victoria

    ResponderEliminar
  16. Noelia ^^Soy Fran , te encontré.
    Yo también querría tostadas. Pero no comprendo por qué Álvaro no se las lleva a la cama! Por qué?

    ResponderEliminar
  17. Que rico las tostadas, amo las tostadas, y si son con manteca mejor jaja.
    Hermosa entrada, creí que te seguía, pero me fije y no.
    Ahora mismo te sigo:)

    Te me cuidas y un beso grande!

    ResponderEliminar
  18. Es raro que no aparezca "Mi carita" en tus seguidores, pero bue... vaya a saber... jajaja

    ResponderEliminar
  19. Del tiempo se olvida comiendo tostadas, pero mejor comerlas en la cocina porque si no todo se llena de miguitas.
    Lo de siempre, fantástico el relato =)

    ResponderEliminar
  20. de vez en mes tengo esas lagunas que me dejan de martes a viernes*

    besosdulces*

    ResponderEliminar
  21. Bueno, bueno, ¡cómo que en brazos! Tiene un par de bonitas piernas, ¿no? pues que se levante y que haga tostadas, que es la mejor manera de quitar los surcos de llorar de la cara.



    (miau
    con hambre
    de melocotones)

    ResponderEliminar
  22. Excelente texto y bonito blog,
    ha sido un placer pasar por
    tu casa,
    feliz semana
    un abrazo

    ResponderEliminar
  23. Me ha gustado mucho tu dialogo.

    Te sigo desde mi blog.

    Un besito de ensueño =)

    ResponderEliminar
  24. Me encantó. Está bastante original :)
    Las sábanas siempre nos atrapan.

    ResponderEliminar
  25. cuando lo estaba leéndo me estaba comiendo tostadas con nutella:) me ha gustado.

    ResponderEliminar
  26. Curioso, curioso, ¿es conceptual o personal?. La mermelada de mandarina no sé por qué me hizo recordar una deliciosa mermelada de zanahoria que tomé en Monesterio, Badajoz...
    (Menudu ésitu, menuda bayura)

    ResponderEliminar
  27. Olvidar es un proceso....


    a ver :)

    ResponderEliminar